Cultura a la deriva: ¿Qué fue de la ley de mecenazgo?

 

Artículo de Javier Lizarzaburu | El Comercio

El Perú es cuna de civilización en América. Sin embargo, la cultura no recibe fondos propios ni aparece dentro de una visión de desarrollo. Por el contrario, a casi dos años de haberse dado la ley de mecenazgo, esta todavía no está vigente.

Campoy es una huaca monumental y espectacular de casi mil años de antigüedad. Punchauca fue la primera hacienda de Lima y en sus salones se definió la suerte de la independencia del Perú. El Mirador de Ingunza es una de las piezas más finas de arquitectura colonial en la capital. Son tesoros que nos pertenecen a todos. Sin embargo, están en riesgo de desaparecer. ¿Quién se hace cargo?

Según la ley, el Estado. Pero el Estado no tiene dinero para la cultura. En el presupuesto de este año, el ministerio de ese sector solo recibe unos 25 millones de dólares como dinero nuevo para la totalidad de acciones de cultura en todo el país. Pero al Estado también le corresponde estimular a la empresa privada para que esta aporte. Hasta ahí llegamos.

Cuando se estableció el Ministerio de Cultura en julio del 2010, la ley de creación 29565 incluyó unas disposiciones complementarias en las que se hacía referencia al mecenazgo cultural. Casi dos años después, aún no se han reglamentado y, en consecuencia, nadie puede dar ni recibir donaciones. Adiós, Campoy.

“El Estado no tiene los recursos para invertir en cultura, y con el ingreso del sector privado se podría estimular este sector”, señala Luciana León, la congresista que propuso la ley de mecenazgo en una versión más generosa de la que después se aprobó.

LA ASFIXIA LEGAL
Según la disposición aprobada, una empresa puede donar hasta el 15% de su renta neta y, con ese límite, el Estado en principio le debe reconocer el 100% de esa donación. Pero hasta ahora el Ministerio de Economía no ha reglamentado la ley. Luego de tres semanas de insistentes llamadas, nadie del MEF estuvo dispuesto a hablar sobre el tema.

“Se trata de no abrir huecos fiscales”, dijo a este Diario Christian Wiener, director general de Industrias Culturales del Ministerio de Cultura. Según explicó, la aparente resistencia del MEF a dar el visto bueno tiene que ver con malos precedentes. Hace unos años, se podían presentar situaciones como que una empresa decía que aportaba mil soles, pero solo le daba 100 soles al beneficiario, haciéndolo firmar un documento por los mil soles.

“Eso sucedía porque no había mayores controles y el MEF dijo ‘se acabó’. Por eso el Estado responde así para evitar problemas: pongámosles más registros”, precisó Wiener. En todo caso, aclaró, ellos ya terminaron la parte que les corresponde en la reglamentación de la ley y solo falta que la revise el departamento legal.

PATRIMONIO COMO VALOR
Pero en el proceso de protegerse, el Estado termina asfixiando la posibilidad de dinamizar económicamente un sector de la sociedad. “Con esta actitud me da la impresión de que no es prioridad del MEF no solo la reglamentación de esta ley, sino que cultura no es prioridad de este gobierno”, se queja la congresista León. Adiós, Punchauca.

“En nuestro país el legado debería verse como un activo valioso, con capacidad de generar desarrollo y bienestar”, señala Juan Pablo de la Puente, director ejecutivo del World Monument Fund (WMF) en el Perú. El WMF es una organización mundial que trabaja en el área de conservación de monumentos. Él no es de los que creen en los beneficios automáticos de la ley de mecenazgo. Por lo menos no como ha sido planteada: “Genera más carga burocrática, porque se va a crear un nuevo registro dentro del Ministerio de Cultura, además de los registros que se necesitan para el Ministerio de Economía y la Sunat”.

La llamada ley de mecenazgo considera tres áreas de la cultura donde se pueden realizar aportes. Una tiene que ver con artes, cine, literatura, danza, artesanía. La otra se refiere a la conservación y restauración de patrimonio; y la tercera, a la construcción de nueva infraestructura.

DECISIÓN POLÍTICA
Según la Unesco, los fondos que un país tendría que asignar para promover y proteger la cultura deberían ser el 1% del presupuesto. En el Perú, según datos del 2004, esta cantidad es del 0,084%. Para Santiago Alfaro, un experto en gestión cultural y miembro de Tandem, una consultora en este campo, hace falta visión y decisión política.

Además, sostiene que la ley de mecenazgo todavía puede ser mejorable. “Las empresas buscan visibilidad y terminan financiando cosas grandes y visibles, pero si uno da más beneficios fiscales a las empresas que apoyen las causas menos visibles o más lejos de la capital, se puede equilibrar la situación”, expresó.

Mientras los funcionarios del MEF siguen pensando en qué hacer con esta ley, el deterioro de lugares como Campoy, en San Juan de Lurigancho; Punchauca, en Carabayllo; o Ingunza, en el Rímac, avanza inexorable.

Si hay algo que no se puede refutar en todo este debate, es que el Estado no puede hacerlo solo. La ley de mecenazgo tampoco es la respuesta final, porque hace falta toda una suerte de estímulos que seguiremos explorando próximamente, pero urge hacer algo. De este modo, no caemos en la vieja y dañina frase del perro del hortelano.

*  *  *

¿QUÉ PASA CON EL MINISTERIO DE ECONOMÍA?
Fueron tres semanas de llamadas diarias al Ministerio de Economía y Finanzas, y a la Dirección General de Políticas de Ingresos. Nadie respondió. Queríamos saber por qué el MEF aún no reglamenta la llamada ley del mecenazgo. Su silencio solo alimenta la visión de que la cultura no es una prioridad del gobierno, y que su inacción asfixia y bloquea toda la potencialidad del desarrollo cultural en el Perú.

LO QUE DICE LA LEY
“Los donantes pueden deducir como gasto el cien por ciento (100%) del importe donado, siempre que dicha deducción no exceda del quince por ciento (15%) de la renta neta de tercera categoría...”

Cita: “En nuestro país el legado debería verse como un activo valioso, con capacidad de generar desarrollo y bienestar” - Juan Pablo de la Puente, director ejecutivo, World Monument Fund

*  *  *

LIMA MILENARIA: Una propuesta para la capital
Es una campaña que busca difundir la nueva información sobre la ciudad prehispánica de Lima. Este trabajo quiere sensibilizar a público,empresa privada y autoridades sobre el papel del patrimonio en una visión de desarrollo y ciudadanía. La alcaldesa de Lima firmó el 12 de enero el decreto que declara a Lima Ciudad Milenaria, y queda pendiente la ordenanza respectiva. Síganos en Facebook: Lima Milenaria

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>